El día a día hace que nuestros análisis estén profundamente influidos por el entorno que nos rodea. Los contactos frecuentes y casi diarios con las personas y empresas con las que más coincidimos terminan generando cierta endogamia, propiciando -quizá en demasiadas ocasiones- bucles en los que más que ampliar conocimientos buscamos reafirmarnos. Por eso resulta tan interesante leer las opiniones de Peter Werth, CEO de Wolfthank–Adisa, (gigante industrial de origen alemán que ha integrado en su estructura a AlterEco, al frente de la cual se encuentran Gustavo Mezquita y David Pardo) sobre los posibles escenarios futuros de la movilidad y de sus consecuencias en la distribución minorista de energías, en particular en las estaciones de servicio.

Werth destaca los valores que han regido la actividad de AlterEco en sus ya más de diez años en el sector de la distribución minorista de combustibles: “calidad y honestidad con clientes y proveedores”. Y remarca el enfoque didáctico que aporta la empresa con sede en Alcalá de Henares, puesto que AlterEco es de esas empresas que “establecen procesos de mejora continua que hacen, a su vez, que los eslabones que cuelgan de ellas mejoren y así todo el sector sea cada vez mejor”.

Estas características, remarca el CEO de Wolftank–Adisa, coinciden con el enfoque de la compañía alemana. Esa similitud cultural ha facilitado que la integración de la compañía española, que ya es el trampolín de la germana en el mercado latinoamericano, haya sido muy fluida y rápida.

¿Cuáles son los motivos por los que Wolftank ha decidido entrar en el accionariado de AlterEco? ¿Qué características de la compañía española llamaron la atención de Wolftank?

Nuestra relación con AlterEco se remonta a finales de 2009. Desde entonces conocemos su forma de trabajar y el modelo de negocio que están construyendo. Curiosamente, a nivel internacional la acción de Wolftank es similar, evidentemente a otra escala, pero con muchos puntos comunes. A lo largo de estos años hemos estrechado lazos y comprobado cómo es la relación de AlterEco con proveedores y clientes. Siempre hemos actuado de forma muy similar, por lo que en términos prácticos nuestra entrada en AlterEco ha sido algo casi natural.

foto
“Lo que más impresiona“a Peter Werth de Gustavo Mezquita y David Pardo, ”es que han sido los dos socios, dos personas sin inversores externos, sin apenas apoyos, los que han entrado en el mercado español casi a última hora cuajando un concepto muy sencillo, pero a la vez complicado de llevar a cabo: calidad y honestidad con clientes y proveedores”.

¿Desde cuándo llevaban analizando la posibilidad de entrar en el accionariado de AlterEco? ¿Cuándo se decidieron a llevar a cabo la operación? ¿Cómo fueron las negociaciones? ¿Puede explicar los principales puntos del acuerdo?

La idea surgió en octubre de 2016 en Atlanta, en la feria NACS. Desde entonces se trabajaron diferentes posibilidades hasta que durante el verano de 2018 acordamos cómo hacerlo. En octubre de 2018 se firmó la operación, que está dividida en varias etapas. Aunque la hoja de ruta está definida, hay factores que determinarán el camino que seguiremos. Respecto a los puntos del acuerdo, quizá la palabra que mejor defina este proceso es integración. AlterEco se integra dentro de una estructura en la que jugará (de hecho, ya lo hace) un papel muy importante.

¿Qué opinión le merece el desarrollo que ha logrado AlterEco en poco más de once años de presencia en el mercado español de distribución de carburantes?

Lo que más impresiona es que han sido los dos socios, dos personas sin inversores externos, sin apenas apoyos, los que han entrado en el mercado español casi a última hora cuajando un concepto muy sencillo, pero a la vez complicado de llevar a cabo. Calidad y honestidad con clientes y proveedores; dos principios que no abundan en nuestro sector, pero muy en la línea de trabajo centroeuropea, origen y corazón del grupo Wolftank.

¿Cuál es su opinión acerca del tándem formado por Gustavo Mezquita y David Pardo?

Son dos personas que se complementan muy bien desde el punto de vista del negocio. Ambos jugarán un papel muy importante en nuestro proyecto.

foto
“AlterEco es ya una de las empresas que más soluciones para estaciones de servicio ofrece en España. Una de las consecuencias inmediatas de su integración en Wolftank será que ampliará aún más su oferta, siendo la punta de lanza para España y Latinoamérica de muchos productos y servicios del grupo”, describe el CEO de Wolftank–Adisa.

De cara a la presencia en el mercado español de Wolftank, ¿qué cambios supondrá esta operación? ¿Qué papel jugará AlterEco dentro del grupo Wolftank-Adisa?

AlterEco es ya una de las empresas que más soluciones para estaciones de servicio ofrece en España. Una de las consecuencias inmediatas de su integración en Wolftank será que ampliará aún más su oferta, siendo la punta de lanza para España y Latinoamérica de muchos productos y servicios del grupo. Además, AlterEco será la base de algunas actividades para todo el grupo. Poco a poco se irá desvelando.

¿Qué planes tiene Wolftank en Latinoamérica y qué rol jugará en esa estrategia AlterEco?

Latinoamérica es ahora una prioridad y AlterEco ha sido, es y será nuestra palanca hacia allí. Ya operamos en Colombia y comenzamos en Brasil de forma inminente. Estamos trabajando para iniciar la actividad en Panamá, Costa Rica, Ecuador y Guatemala. La expansión en Centroamérica y Suramérica ya es una realidad

Esta operación, ¿forma parte de una estrategia de fortalecimiento de la presencia de Wolftank en diferentes mercados? Si es así, ¿qué se busca con estos movimientos? ¿Qué perfil de empresa es el que busca Wolftank?

Wolftank está ya presente en 27 países, bien con presencia directa (Alemania, Italia, China, Rusia, Reino Unido) bien a través de ‘partners’ (Sudáfrica, Australia, Colombia, Croacia…). Wolftank es un proyecto global, la internacionalización está en nuestro ADN.

Las empresas con las que más a gusto nos encontramos son las que se centran en la experiencia del cliente; es decir, aquellas que realmente se toman su actividad no como un mero negocio, sino como un eslabón necesario en la cadena de funcionamiento del sector y tienen claro su papel dentro de ese esquema general, estableciendo procesos de mejora continua que hagan que los eslabones que cuelgan de ellas, a su vez, mejoren y así todo el sector sea cada vez mejor.

No se trata de una o dos características, se trata de una forma de entender la actividad en la que no se ve al cliente o al proveedor como un limón al que exprimir. Esto genera relaciones de largo plazo que son las que realmente nos interesan.

foto
“La nueva ITC MI IP04 española hace una apuesta clara por la prevención de fugas y el control continuo. (…)  AlterEco supo ver esto y fue de las primeras empresas que apostaron por la Conciliación Estadística de Inventario (CEI), obteniendo la certificación ISO 17020 y convirtiéndose en una referencia para todos a nivel europeo”, destaca Werth.

Wolftank está presente en multitud de países. Teniendo en cuenta su experiencia en distintos mercados, ¿cuál es su opinión sobre la calidad de la red española de estaciones de servicio?

España no es diferente de otros países de la Unión Europea. En general Europa es un mercado complicado, muy regulado y extraordinariamente maduro. Eso hace que los fabricantes de equipos tomen como estándar de calidad lo exigido en Europa y sea este mercado el que de alguna manera les sirve de referencia a la hora de desarrollar nuevas soluciones.

Desde hace unos meses en España está vigente la ITC IPC 04, ¿cuál es su opinión sobre la misma? ¿En qué aspectos cree que se podría mejorar? ¿Es equiparable a normativas equivalentes en otros mercados europeos? En el terreno de la seguridad industrial, ¿está suficientemente avanzada, o se han quedado fuera técnicas y tecnologías más eficaces?

Cada país tiene su peculiaridad. La nueva ITC MI IP04 española hace una apuesta clara por la prevención de fugas y el control continuo. Solamente el Reino Unido había establecido una regulación previamente en ese sentido. Creo que los demás países seguirán el mismo camino. AlterEco supo ver esto y fue de las primeras empresas que apostaron por la Conciliación Estadística de Inventario, obteniendo la certificación ISO 17020 y convirtiéndose en una referencia para todos a nivel europeo.

Con respecto al avance tecnológico y su impacto en la normativa, sería necesario que las administraciones fueran más ágiles, ya que pueden suponer un freno. De todas formas, como ya he explicado, Europa es un contexto hacia el que todos miran; por tanto, entiendo que las cosas no se están haciendo mal.

foto
Sobre la transición energética impulsada por la Unión Europea, Werth señala que “hasta ahora las revoluciones en la industria han sido consecuencia de cambios tecnológicos. Ahora pretende generarse una revolución mediante un cambio normativo, no sé cuál será la consecuencia”.

¿Cuál es su opinión acerca de la transición hacia la electrificación propuesta por la Unión Europea? ¿Cómo augura que será este proceso? ¿Qué papel jugarán el GNL y el GNC en él? ¿Están preparadas las redes eléctricas para abastecer la cantidad de vehículos eléctricos que se afirma que rodarán por las carreteras europeas en 2030? ¿Es realista esa previsión de vehículos eléctricos?

Me encantaría tener respuestas para todas esas preguntas. Significaría que tendría el conocimiento de lo que va a ocurrir y me temo que casi nadie lo sabe. Es cierto que el vehículo eléctrico elimina el problema de la emisión en el propio vehículo, pero haciendo un análisis de ciclo de vida de cualquier tipo de energía uno se da cuenta de que es prácticamente imposible no dejar una huella, un impacto en el entorno.

Hasta ahora las revoluciones en la industria han sido consecuencia de cambios tecnológicos. Ahora pretende generarse una revolución mediante un cambio normativo, no sé cuál será la consecuencia.

Respecto al ‘mix’ energético, no es nada nuevo. En Europa, dependiendo del país, hay energías que están más desarrolladas (España es pionera en GNL, Italia en GNC y en GLP…). Este ‘mix’ se homogeneizará dentro de los países de nuestro entorno y entiendo que el vehículo eléctrico entrará con fuerza sobre todo para uso urbano.

Sin embargo, muchos pensamos que hay algo que está por llegar. Alguna tecnología que se lleve el gato al agua de forma natural sin necesidad de forzar a su uso. Que sea limpia y eficiente y barata. Llegará no tardando mucho y probablemente ya exista.

¿Qué futuro le augura a la gasolina y el gasóleo?

De momento, seguiremos usándolos a corto y medio plazo.

FUENTE: https://www.interempresas.net/Estaciones-servicio/Articulos/248252-Entrevista-a-Peter-Werth-CEO-de-Wolftank-Adisa.html